1. Realizar una evaluación de las habilidades.

Identifique los principales talentos que tienen sus empleados actuales: revisando las evaluaciones de desempeño, cuestionarios de análisis de habilidades y entrevistando a empleados, supervisores y gerentes.

2. Identificar qué habilidades necesita actualmente su organización.

Desarrolle perfiles de trabajo, teniendo en cuenta la misión, la visión y los objetivos de su empresa. Evalúe de acuerdo a la repercusión que se tiene en los objetivos y clasificarlos de alto a bajo.

3.- Comparar los resultados.

Las diferencias encontradas revelarán las brechas de habilidades actuales, ese diagnóstico tiene que ser la clave de la formación.

4.- Formación con visión.

No sólo busque desarrollar las habilidades apropiadas de la organización. Los aprendices son el campo más fértil para crecer sus habilidades pensando a futuro.

Deja un comentario