En un mundo como el de hoy cada vez será más común ver a las mujeres alcanzar posiciones de liderazgo y también empiezan a fungir como mentoras.

Las diferencias biológicas y sociales hacen abordar las relaciones mentor-aprendiz desde perspectivas completamente diferentes.

1.- Las mujeres temen menos preguntar sobre los sentimientos.

Los hombres podrían estar centrados en el cómo se ejecuta un trabajo y sobre los pasos a seguir, no comparten el enfoque en cómo se siente el aprendiz al respecto.

2.- Las mujeres tienden a preocuparse en mayor medida por la química.

Los hombres serán mentores de un empleado subalterno sin pensar mucho en la relación o el vínculo. En cambio, las mujeres pasarán más tiempo tratando de establecer esa confianza con la base de la relación.

3.- Percepción del éxito.

Mientras que las mujeres han sido socializadas para “cuidar” y “preocuparse de otros” en el lugar de trabajo, los hombres han sido socializados para valorar los ascensos y otros símbolos del éxito.

4.- Mayor sensibilidad y preocupación.

Cuando las mujeres hablan de asesorar o dar mentoría a otra persona, tienden a considerar la tutoría como un proceso para la toma de decisiones para encontrar la opción más adecuada. Los hombres son en mayor medida a verlo como una transacción y no tanto como una relación.

Fuente: Expansión

Deja un comentario